Taylor Swift vs Kanye West

13 de septiembre de 2009, Nueva York.
26,9 millones de adolescentes y jóvenes contemplan embobados por televisión la gala de los VMAS, premios de la MTV otorgados a los mejores videoclips del año y formato estrella de la cadena antes de pasarse casi por completo a la emisión de realities.


Las nominadas a mejor videoclip femenino del año son Beyoncé, Katy Perry, Kelly Clarkson, Lady Gaga, Pink y Taylor Swift. Beyoncé estaba nominada en esta categoría con “Single Ladies (Put a ring on it)” así como en la categoría de Vídeo del Año, premio que se llevó a casa.
De entre las nominadas a mejor video femenino, Katy Perry, Lady Gaga y Taylor Swift eran unas recién llegadas: las dos primeras con canciones típicamente pop mientras que Taylor lo hacía con una canción country, género musical que le había hecho hiperfamosa en EE.UU. aunque fuera de allí pocos la conocieran. Ya sabéis, el country triunfa fuera de América tanto como la copla en Dinamarca, y lo mismo sucedía en los VMAS, donde el Country apenas ha tenido presencia al ser considerado un estilo hortera y conservador frente a las propuestas pop de cantantes femeninas hipersexualizadas y disfrazadas de progres.
Pues bien, ante todo pronóstico, Taylor Swift ganó el premio a Mejor Vídeo Femenino del año. Hagamos un pequeño inciso para aclarar que esto no significaba que Taylor fuera la ganadora absoluta, ya que Beyoncé se llevó otros 3 premios por Single Ladies y Lady Gaga 2 por Paparazzi (ambas acumulaban 9 nominaciones frente a la única nominación de Taylor). Pero la Swift estaba haciendo mucha caja con su segundo álbum country, Fearless, y su discográfica, a golpe de talonario el público decidió que merecía el premio.

 

El beef
Entre los nominados y asistentes masculinos de la gala se encontraban machirulos como Jay-Z, Eminem, Drake y… Kanye West, el autoproclamado Dios (que es como cuando el cantante de MissCafeína se autoproclamó Icono Gay en España).
Llegó el momento de anunciar a la ganadora del mejor videoclip femenino del año y Shakira junto con el por entonces novio de Taylor, Taylor Lautner (válgame la redundancia), subieron al escenario para anunciar a la ganadora. Y allá que va la Swift, con sus 19 años y su eterna cara de sorpresa, a recoger el premio.
Con su primer VMA en la mano, la cantante agradecía a sus fans el reconocimiento a pesar de que “You belong with me”, el videoclip de la canción con el que había ganado, fuera una canción country (algo inusual en la cadena).
Y entonces sucedió. Como de la nada, apareció en el escenario Kanye West, le arrebató el micrófono a la eterna sorprendida Taylor Swift y pronunció la frase que iniciaría el beef más largo de la historia del pop reciente:

“Taylor, estoy muy contento por ti y te voy a dejar terminar tu discurso, ¡pero Beyoncé tenía uno de los mejores videos de todos los tiempos! ¡Uno de los mejores videos de todos los tiempos!”

Desde su asiento, Beyoncé puso cara de sorpresa-vergüenza ajena, pero con una leve risita, como si le hubiera dado gustico. Taylor Swift, por primera vez en el escenario de los VMAS, se recogía un mechón de pelo detrás de la oreja con cara de “mátame camión”, mientras el público abucheaba a Kanye (años más tarde Taylor declararía que pensaba que los abucheos eran para ella). La MTV daba paso a publicidad y todos bajaban del escenario con el culo torcido (todos menos Shakira que posiblemente no se había enterado de nada y estaría pensando dónde desviar el dinero que se iba a embolsar por presentar la gala).

El eterno desenlace
Que le arrebataran el premio a mejor video femenino a Beyoncé no debió suponer gran cosa para ella, ya que terminó llevándose 3 premios, entre ellos el de mejor video del año. Durante el discurso de aceptación, Beyoncé dijo que ella tenía 19 años cuando recibió su primer VMA y que, básicamente, hubiera sido una putada que alguien le arruinara el momento. Y en un alarde de sororidad, llamó a Taylor Swift para que subiera al escenario y terminara su discurso.

El resultado para la cadena fue un aumento del 17% en el rating. Kanye West fue expulsado de la gala y recibió por todas partes. Desde Pink hasta Obama, muchas celebridades afirmaron que West era un gilipollas por despreciar públicamente a una pobre niña country de 19 años. Aunque más tarde se retractó (a su manera), Kanye y su esposa Kim Kardassian colocaron a Taylor en el centro de su diana y darían lugar al beef más largo de la historia del pop millennial.

Taylor Swift hizo lo que siempre hace cuando le tocan el toto: escribirle una canción aceptando las disculpas (“Innocent”), algo así muy de buenro, pero consciente de que las reglas del juego en la industria del espectáculo pasan por aprovechar los dardos para hacer una buena campaña de marketing. Luego Kanye hizo lo mismo con su canción “Famous” pero llamándole “bitch” (también de buenro), y así se pasaron 10 años hasta que la Swift respondió con su videoclip “Look what you made me do”, lleno de huevos de pascua envenados y dirigidos a Kanye y Kim Kardassian, entre otres.

No Comments

Post a Comment